Blog / Marea de libros

Salinger, un soldado loco de amor

Por Leire Escalada 30 junio, 2016 - 8:12

Beigbeder novela la fallida y fascinante historia de amor entre el escritor estadounidense J.D. Salinger y Oona O'Neill, que se casó con Chaplin.

"Te quiero, Oona. Mi vida entera está arruinada. Amarte es un suicido, Oona. Estoy jodido, hundido. Nadie ha sido jamás tan feliz y tan miserable". Se lo dice un veinteañero Jerome David Salinger, que años después escribiría El guardián entre el centeno, a Oona O'Neill, hija del gran dramaturgo Eugene O'Neill, que acabaría casándose con Charles Chaplin.

El escritor Frédéric Beigbeder (Neuilly-sur-Seine, 1965) indaga en esta fallida historia de amor en su nuevo libro, Oona y Salinger, publicado por Anagrama. Como adelanta el autor francés, estamos ante una novela de no ficción, una historia-ficción o como prefiere, una facción. Hechos reales, sí, pero en las manos de un novelista con toda la libertad de imaginar. Con independencia de la etiqueta, encontramos una obra fascinante que deslumbra desde la primera línea por su ironía y sensibilidad, por ser una puerta abierta a un mundo que ya se fue.

Estamos en el Nueva York de 1940. Oona, que tiene 15 años, y Jerry (Salinger), de 21, se conocen en Stork Club. Mientras el joven escritor se esfuerza por comenzar a publicar sus relatos, la adolescente, admirada por su radiante belleza y abandonada por su padre, se codea con la flor y nata de la sociedad. La pareja sale durante un breve periodo de tiempo y tras el bombardeo de Pearl Harbor la historia termina. Salinger se alista en el ejército y Oona marcha a Los Ángeles, donde conocerá a Chaplin, con quien se casará y tendrá ocho hijos. Ella tenía 18 años y él 54.

Beigbeder toma esta efímera relación como semilla para desarrolllar su novela. Todo surge cuando viaja a Cornish, donde Salinger vive aislado del mundo, para rodar un documental. Pero, en la puerta de la casa del escritor, decide echarse atrás. A partir de ahí realiza una importante labor documental y casi detectivesca que se luce en la historia de forma natural: detalles, fechas, lugares. Un magnífico trabajo sin aires enciclopedistas, salvo cuando deliberadamente cita a Wikipedia con socarronería.

AMOR, HUMOR Y GUERRA

El lector, llevado de la mano por el autor, asiste a la desesperación de Salinger tras la separación de Oona, a quien escribe hermosas y duras cartas que ella rara vez responde. Todas la cartas son imaginadas por Beigbeder, ya que que nunca tuvo acceso a la correspondencia que el escritor estadounidense envió a Oona y que custodian con celo sus herederos, como se explica en la obra.

Son misivas verosímiles, sólidas, inteligentes y, sobre todo, conmovedoras. Acercan al lado más humano de Salinger y hacen un retrato palpable del terror de la Guerra y sus consecuencias: el desembarco de Normandía, las terribles batallas en el bosque Hürtgen, la liberación de París... En ellas, la guerra se despoja del maquillaje de la narrativa de Hollywood, que critica abiertamente, y narra la lucha de esos jóvenes soldados con toda su crudeza.

Solo hay una carta real y es la que Salinger envía a Hemingway tras haberse conocido en un hotel en París durante la liberación del terror nazi. La conversación entre los dos escritores es otro de los momentos más brillantes del libro.

MIRADA A HOLDEN CAUFIELD

Oona y Salinger no es, sin embargo, un libro triste o sombrío. La ironía es una de las grandes bazas de Beigbeder, que aparece en la obra de forma directa, apelando al lector y contando la intrahistoria, el making off de la novela. Supone pues, también, una reflexión sobre la escritura y la literatura.

El autor mira a Holden Coufield, protagonista de El guardián entre el centeno, símbolo de la eterna adolescencia, y habla sobre el paso del tiempo, la obsesión por la juventud y la vejez, "cuando empiezas a interesarte por los nombres de los pájaros"; sobre la inocencia perdida. Es también una reflexión sobre si mismo e incluso establece paralelismos con su propia historia.

Una novela sobresaliente en la que el lector 'se va de copas' con Truman Capote, con Orson Welles en locales de Nueva York y Los Ángeles infestados de humo. Una historia de amor en la que caben muchas otras. Uno de los libros del año. Totalmente recomendado. 

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Salinger, un soldado loco de amor