Blog / Marea de libros

El Roald Dahl español

Por Leire Escalada 05 mayo, 2016 - 1:15

Andrés Barba narra en "La microguerra de todos los tiempos" una divertida fábula para niños y mayores sobre el uso que se hace del tiempo.

la microguerra de todos los tiempos ilustracion
la microguerra de todos los tiempos ilustracion

Gombronia es un pueblo muy especial: allí todos sus vecinos son puntuales y hacen todo a su hora. Además, cada día se reúnen a las 12 en punto en plaza para escuchar las campanadas de un reloj muy especial. Se lo regaló Somato Frantantoni, un relojero italiano que desapareció misteriosamente, sin que pudieran darle las gracias. Por eso le dedicaron una escultura. 

A esta peculiar villa lleva Andrés Barba (Madrid, 1975) a sus lectores con La microguerra de todos los tiempos, una divertidísima fábula para niños a partir de 7 años que a buen seguro disfrutan también los mayores. La ha publicado con Siruela, en su colección Las Tres Edades, donde también se pueden encontrar sus obras infantiles Arriba el cielo, abajo el suelo e Historia de nadas

Con esta historia, el escritor madrileño se consolida como el Roald Dahl español con una historia original, llena de fantasía y humor, que invita a reflexionar sobre el uso que se hace del tiempo y la importancia de aprender a perderlo para disfrutar de la vida.

DOS NIÑOS, UNA MISIÓN

Sus protagonistas son dos niños: Manuel, el más rápido del pueblo, que va corriendo a todas partes; y Mara, que adora cantar y sueña con convertirse en una estrella de la música. Al averiarse el famoso reloj del pueblo y cundir el pánico entre los habitantes, se les encomienda una gran misión: viajar al interior del reloj y descubrir cómo arreglarlo.

Allí encontrarán un mundo mágico, divertido y caótico, en el que los ejércitos de Presente, Pasado y Futuro libran una insólita guerra. Entre deliciosas raciones de pizza, campos de batalla nunca vistos y actuaciones musicales, los pequeños avanzarán en esta aventura que les ayudará conocerse mejor y a descubrir el secreto para aprovechar el tiempo sin obsesionarse. Un estrafalario personaje, que recuerda al genial Willy Wonka del clásico moderno Charlie y la fábrica de chocolate, les dará las claves a ritmo musical.

Una lectura perfecta para los más jóvenes y también para los adultos, en especial en un tiempo marcado por los calendarios, las fechas de entrega y las agendas copadas de tareas. También sobresaliente el trabajo del ilustrador, Rafa Vivas, que retrata la vitalidad, el humor y la ternura de esta historia.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Roald Dahl español