Blog / Marea de libros

Cuchillos afilados

Por Leire Escalada 03 enero, 2019 - 8:32

En 'Un fin de semana' Peter Cameron vuelve a mostrar su habilidad para crear personajes y reflexionar sobre temas como el amor y la imposibilidad de conocer al otro.

Una casita con jardín. ARCHIVO
Una casita con jardín. ARCHIVO

Peter Cameron (Nueva Jersey, 1959) nos conquistó con Algún día este dolor te será útil, la novela sobre un Holden Caulfield millennial en la Nueva York post 11-S, y siempre es un placer descubrir otro libro suyo. Un fin de semana es una novela publicada en 1994 que ha rescatado recientemente Libros del Asteroide en España y que narra la historia de tres amigos que se reúnen un fin de semana veraniego en una casa de campo. Allí viven John y Marian, un matrimonio de padres primerizos que ha invitado a su amigo Lyle a pasar unos días con ellos. El motivo es el primer aniversario de la muerte de Tony, hermano y cuñado de John y Marian, respectivamente, y novio del difunto, que acude a la cita acompañado de su nueva pareja, Robert.

​Este es el punto de partida de una historia que alterna la narración del fin de semana en el campo con la convivencia de Lyle y Tony en Nueva York y después con Robert, el pintor joven con el que acaba de comenzar una relación. Con este planteamiento en apariencia sencillo,  el autor vuelve a mostrar su tremenda habilidad para crear personajes complejos y reflexionar  sobre grandes temas como el amor, el enamoramiento y la imposibilidad de conocer al otro.

“Es extraño ver a alguien con quien hasta entonces solo has estado a solas interactuando con otras personas, porque ese alguien conocido para ti desaparece y es reemplazado por otra persona diferente, más compleja. Lo ves girar en esa nueva compañía, revelando nuevas facetas, y no hay nada que puedas hacer, salvo desear que esas otras caras te gusten tanto como la que parecía ser la única cuando te miraba solo a ti”, escribe a través de un narrador omnisciente sobre los pensamientos de Robert al ver a Lyle en compañía de sus viejos amigos.

El escenario da pie a diálogos brillantes y a un ambiente tensión que se advierte en cada página. Los pequeños roces son el bisturí que abre viejas heridas y miedos y que dejan las expectativas frente al espejo de la realidad. La aparición de Laura, una vecina de la zona a quien Marian ha invitado a la cena, incide con ironía en los problemas comunicación entre los personajes y el continuo choque. Cameron propone también una reflexión sobre el duelo ante la pérdida y el inevitable desconcierto y vacío que queda. Es ternura y cuchillos afilados.

Un fin de semana. Peter Cameron. Libros del Asteroide. 248 páginas. 18,95 euros.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cuchillos afilados