Blog / Caracteres con espacios

El secreto de la Coca-Cola

Por Juan Iribas 10 marzo, 2016 - 23:12

El otro día viajé de Madrid a Berlín con Iberia, con mi consiguiente biodramina y el susto en el cuerpo, pues, a pesar de que cojo muchos aviones, detesto volar.

Como no me gusta beber un lingotazo de esos que ofrecen y tenía cero sueño, crucé los dedos para ver si mi compañero de trayecto resultaba ser un buen conversador. Hubo suerte y el tipo de al lado era un prejubilado agradable que no dejaba de hablarme de lo bien que le había ido en la vida. Por cierto que me llamó la atención que todos sus éxitos fueran profesionales y que no mencionase en ningún momento a su familia, los amigos o alguna afición que otra... Desde que se levantaba hasta que se iba al sobre todo giraba en torno a su puesto de trabajo.

El tipo resultó más bien misterioso, así que intuí que podría ser detective, inspector de la Guía Michelín o escolta de algún alto cargo, pero nada más lejos de la realidad, pues mi compañero de asiento no pudo morderse la lengua cuando rechacé una Coca-Cola que me ofreció la azafata.

-¿Es posible que no te apetezca la bebida que más se consume en el mundo?

Lo noté dolido, como si le fuera la vida en ello, así que, entre que yo tenía la boca seca por la aerofobia y que se estaba poniendo más pesado que un vendedor a domicilio, a pesar de los pesares acepté.

-Trabajo en Coca-Cola, me dijo.

-¿En serio?, contesté impresionado y con cara de póquer.

-Pero no en un puesto cualquiera. Soy directivo, un alto ejecutivo.

Aquel hombre de altos vuelos incluso me llegó a enseñar su DNI y su tarjeta de visita, así que intuí que sus palabras eran ciertas.  

Al momento lo noté palidecer y llevarse la mano diestra al pecho: estaba sufriendo un infarto. En medio de aquel jaleo y justo antes de morir, me confesó el secreto de la Coca-Cola, pues, según me aseguró, era una de las dos personas que lo conocía.

Desde aquel instante soy la única persona en el mundo que está al corriente del secreto de la Coca-Cola…, y el de la Pepsi-Cola, empresa en la que trabajo hace un par de décadas.

Ideación de ‘El secreto de la Coca-Cola’

El otro día compré un paquete de Coca-Cola y, mientras esperaba que la cajera me cobrara, tuve esta ocurrencia.

Caracteres con espacios: 2.200

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El secreto de la Coca-Cola