Blog / Caracteres con espacios

Gonzalo

Por Juan Iribas 29 julio, 2016 - 17:17

No me preguntes cómo ni por qué, pero me ha venido a la memoria Gonzalo. Gonzalo, por cierto, del que no recuerdo su apellido, aunque jamás olvidaré su pronto y, sin duda, tantos buenos ratos.

Jugábamos a gol portero con un balón naranja de plástico duro. Él estaba empeñado en ser el sustituto de Luis Arconada en la portería de la selección española, pero, a pesar de sus guantes Adidas, tenía las manos de mantequilla

Cuando nos cansábamos de chutar de un lado a otro de la plaza, íbamos a tocar timbres, pues era nuestro entretenimiento dominical hasta que oscurecía. Nos encantaba pulsar seis o siete a la vez y volver loco a cualquier vecindario. Cuantos más “quién llama” escuchábamos, mejor lo pasábamos. Huíamos del lugar de los hechos emocionados y despavoridos como si hubiéramos dejado un cadáver caliente en la acera.

Hoy, cuarenta años después de aquella época, nos hemos visto de nuevo. Nos hemos visto y, por cierto, nos hemos reconocido. Tras un fuerte abrazo hemos estado hablando de esto, de lo otro y de lo de más allá.

Al principio, la verdad, parecía una conversación de ascensor (¿dónde vives, a qué te dedicas, te has casado, tienes hijos?), pero nos hemos ido animando y animando, así que mientras nuestras familias, que han conectado a la primera, se sentaban en una terraza a tomar unas copas y el aire, lo hemos vuelto a hacer, aunque a medias… Como no teníamos un balón naranja (ni azul ni amarillo) hemos reverdecido laureles con nuestro otro pasatiempo: tocar timbres.

Ideación de ‘Gonzalo’

La semana pasada me acordé de Gonzalo, el chico asturiano que pasaba sus veranos en Tafalla. ¿Qué habrá sido de él?

Caracteres con espacios: 1.670

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Gonzalo