Blog / Balonmano de casa

El Helvetia se complica en la clasificación

Por José Javier Iso 01 marzo, 2020 - 18:45

El Anaitasuna no pudo dar la sorpresa en Cuenca y tras perder por 27-23 se queda a dos puntos de los puestos de descenso.

Semedo, El Helvetia Anaitasuna se enfrenta al Liberbank Cuenca en el Pabellón Anaitasuna. MIGUEL OSÉS
Semedo, El Helvetia Anaitasuna se enfrenta al Liberbank Cuenca en el Pabellón Anaitasuna. MIGUEL OSÉS

El Anaitasuna no pudo dar la sorpresa en Cuenca y tras perder por 27-23 se queda a dos puntos de los puestos de descenso. Los de Iñaki Aniz parecían tener una buena oportunidad ante el Liberbank porque este equipo venía de jugar en Europa.

El cansancio y la situación de algunos jugadores, algo tocados, eran buen motivo para arriesgar y sacar algo de provecho en esta salida. Pero no.

Los locales realizaron una buena defensa sobre todo en el primer tiempo. No dejaron pasar de 9 goles en los primeros treinta minutos al rival y con esas cifras poco se puede esperar de un equipo.

El Cuenca se puso un 3-0 y el Anaita no supo igualar a pesar de que Krsmancic con sus 4 goles de inicio impidiera despegarse al siete local (6-4).

Aniz metió a Semedo que logró marcar un tanto, pero golpeó en la cara a Natan Suarez y los árbitros interpretaron que fue intencionadamente y le mostraron la roja en el minuto11. Una baja muy importante para el equipo porque cuando le salen los lanzamientos marca las diferencias.

El joven Marcos Cancio estuvo bajo los palos y tuvo una buena actuación. Con el 11-7 realizó una sensacional parada de 6 metros y dos penaltis consecutivos. Claro que enfrente, Leo Maciel no se quedaba atrás, y se convirtió en un muro infranqueable.

El segundo tiempo comenzó con un atisbo de esperanza para los navarros. Buena defensa y paradas de valor de Cancio para poner un 15-12 pero duró poco porque Thiago con dos goles marcó de nuevo la diferencia que resultó insalvable.

El pronóstico de este partido era favorable al Cuenca, pero el Anaita es capaz, a veces, de dar sorpresas. En esta ocasión no pudo ser entre otras cosas porque el equipo desperdició muchas oportunidades de gol, tanto de jugada como del lanzamiento de la pena máxima. Se perdieron muchos balones y esto ante equipos del potencial del Liberbank es fatal.

Como positivo nos queda ver que en la puerta hay buen recambio con Marcos Cancio (19 años). Como negativo que tras esta derrota el equipo vuelve a tener la presión del peligro en la tabla.

Ahora queda la Copa del Rey, el viernes otra vez con el Cuenca, pero a la vuelta de ésta hay que medirse con el Bidasoa en un partido que empiezan a ser finales. Y todo por no saber aprovechar las oportunidades.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Helvetia se complica en la clasificación