Blog / El espejo de la historia

El escudo ilegal del Gobierno vasco

Por Javier Aliaga 13 septiembre, 2020 - 9:38

El Gobierno vasco no pierde ocasión para ningunear y despreciar a la Comunidad Foral de Navarra. Hace unos días la Ertzaintza ha mostrado como propio un escudo inconstitucional, con el escudo de Navarra, en la toma de posesión de Urkullu ante la presidenta Chivite.

Chiviti y Urkullu junto a un escudo ilegal del Gobierno vasco que incluye las cadenas de Navarra. ARCHIVO
Chiviti y Urkullu junto a un escudo ilegal del Gobierno vasco que incluye las cadenas de Navarra. ARCHIVO

En la reciente toma de posesión del lehendakari Íñigo Urkullu, y en presencia de la presidenta Chivite, los agentes de la Ertzaintza en traje de “gran gala”, lucieron un escudo inconstitucional que incluye el de Navarra; es ese anhelo nacionalista denominado Laurak bat (las cuatro, en una). El Gobierno vasco cree estar legitimado para utilizarlo por haber sido aprobado en 1936 con el primer Gobierno de Aguirre. Sin embargo, en aquel entonces su utilización era tan ilegal como lo es ahora.

Recordemos que el primer Estatuto vasco se materializó en plena Guerra Civil, gracias a un cambalache entre el PSOE y el PNV: los nacionalistas incorporaron a Manuel Irujo en el Gabinete de Largo Caballero, y los socialistas garantizaron la aprobación de la quinta propuesta del Estatuto vasco.

Así, el 1 de octubre de 1936, en un Madrid controlado por milicianos, en el Palacio de las Cortes, unos pocos diputados -el resto huyó o estaba encarcelado-, sancionaron el Estatuto vasco por aclamación. No pudo ser de otra forma, porque no hubo quórum para aprobar una ley orgánica. Fue una de las muchas irregularidades que se cometieron. Por otra parte, debido al conflicto, se añadieron al texto estatutario unas “disposiciones transitorias” que permitió proseguir la parodia.

En aquel momento la situación del País Vasco republicano era angustiosa, Álava y la práctica totalidad de Guipúzcoa ya estaban controladas por los sublevados. No había posibilidades para plebiscitar el Estatuto. Otra anormalidad fue la elección del presidente, se organizó un paripé de votación en Bilbao con unos mil concejales (vizcaínos en su mayoría, algunos guipuzcoanos y unos pocos alaveses) cuya elección, casi por unanimidad, recayó en José Antonio Aguirre. Tras la jura, se formalizó un Gobierno de concentración, con nacionalistas en las carteras estratégicas.

Según la disposición transitoria primera, debido a la excepcionalidad del momento -algo que olvidan los nacionalistas- el Gobierno vasco tenía carácter provisional mientras durase la guerra. Curiosa coincidencia con el borrador de la elección de Franco en el bando rebelde.

A los pocos días, el Gobierno Provisional de Euzkadi publicó en el Diario Oficial del País Vasco del 21 de octubre de 1936, el decreto de Presidencia del 19 que define el escudo “con las armas de Araba, Bizkaya, Guipuzkoa y Nabaŕa” añadiendo una figura del diseño, en la que anularon los signos monárquicos y los cañones de Velate.

¿Aquel Gobierno provisional tenía algún derecho a utilizar el escudo de Navarra? Ninguno. Navarra se había desvinculado del Estatuto en la asamblea de ayuntamientos del 6 de junio de 1932, celebrada en el Gayarre de Pamplona. Además, el texto estatutario no menciona a Navarra (debido a la intervención del PSOE). Por tanto, la utilización del cuartel con el escudo de Navarra además de ser ilegal, era una deslealtad a los navarros, y por ende, a la República.

Con la Transición en noviembre de 1978, vuelta la burra al trigo. El Consejo General vasco (órgano preautonómico que se disolvió tras el Estatuto del 79) aprobó el Laurak bat, con el mismo diseño del Gobierno provisional de 1936. La reclamación de los parlamentarios navarros de UCD y de la Diputación de Navarra prosperó en 1985, con una sentencia del Tribunal Constitucional que obligó retirar el emblema navarro al Gobierno vasco; éste lo sustituyó por un fondo rojo. Y ahí está a la espera de la anexión de Navarra para volver a poner las cadenas.

Es grave que el Gobierno vasco siga usando un escudo inconstitucional, pero lo más ignominioso es que luzca sus galas con el escudo de Navarra, con toda arrogancia y desprecio a los navarros, en presencia de la presidenta Chivite. Por mucho que el vicepresidente Javier Remírez pida respeto a los símbolos de la Comunidad Foral, barruntamos que el PNV, en su posición de fuerza, seguirá con sus injerencias éticas y estéticas, porque la continuidad del Ejecutivo de Chivite pasa por Sabin Etxea.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El escudo ilegal del Gobierno vasco