tristeza

¡Que sea feliz!

¡Que sea feliz!

Pasó en un programa de televisión y me pareció surrealista. Empeñarse en la felicidad de un tercero que no tenía interés en serlo, les cuento.