títeres

Títeres sin cabeza

El encarcelamiento de dos titiriteros acusados de enaltecimiento del terrorismo tras representar en Madrid una obra en la que sobre el cuerpo de una bruja aparecía un cartel que rezaba "Gora Alka-Eta" ha puesto a prueba la altura variable de los listones de nuestra democracia en lo que se refiere a la responsabilidad política y penal.