seseña

Seseña y las culpas

Lo sabía. Sabía desde el minuto uno que el incendio del vertedero de neumáticos de Seseña al final se iba a convertir en una suerte de reproches entre administraciones de distinto signo político, un punto negro más en el "y tú más" al que nos tienen acostumbrados.

Seseña o vivir en el limbo

Mi padre, alguna vez que metía la pata, solía decir como disculpa que él iría al limbo, con los niños y los ignorantes y así le quitaba hierro a la confusión.