• sábado, 25 de septiembre de 2021
  • Actualizado 03:32

 

 
 

Sanfermines 2021

Los incondicionales del encierro de Pamplona no fallan frente a la hornacina de San Fermín

Varias corredores se concentran en torno a la hornacina de San Fermín el 7 de julio a las 8 de la mañana en el día que tenía que haberse celebrado el primer encierro de San Fermín 2021. PABLO LASAOSA

El 7 de julio, festividad de San Fermín, ha arrancado en Pamplona con tristeza y un inusual silencio en las calles por las que debería haberse celebrado el primer encierro de los Sanfermines de 2021, suspendidos por segundo año consecutivo por la pandemia.

Este año, al igual que sucedió en 2020, la Covid-19 ha obligado a suspender todos los actos festivos, entre ellos la feria del toro de Pamplona, por lo que ni los toros correrán desde los corrales de Santo Domingo hasta el coso pamplonés a los ocho de la mañana, ni por las tardes tendrá lugar en él ningún festejo taurino.

Pese a ello ha habido quienes no han querido faltar a su cita y a las ocho de la mañana se han acercado a la cuesta de Santo Domingo, hasta la hornacina en la que es encuentra la imagen del santo, en unos casos para mostrarle su respeto durante unos instantes y en otros para entonar el típico cántico de "A San Fermín pedimos...", previo al inicio de la carrera.

Saludos y abrazos entre viejos conocidos, vestidos de blanco y rojo pese a la suspensión de las fiestas, se han sucedido en el en torno de una cuesta con más presencia, en algunos momentos, de medios de comunicación que de corredores.

Allí, uno de ellos, procedente de Murcia, ha explicado a los periodistas que había acudido fiel a su cita con una fiesta a la que faltó el año pasado por "miedo". Ahora ya vacunado se ha animado a venir, ha reconocido, al tiempo que ha asegurado que tiene "unas ganas tremendas del encierro de San Fermín" y ha expresado su deseo de que el próximo año puedan volver a correrlo.

Junto a él un veterano corredor navarro mostraba igualmente su tristeza por el hecho de que un 7 de julio no hubiera encierros en Pamplona, unos encierros que ha corrido "desde chaval".

A lo largo del recorrido del encierro, sin vallas, ni espectadores en los balcones, se han podido ver algunos grupos más corredores vestidos de pamplonica que pese a todo querido estar en unas calles a las que confían en volver el próximo año, eso sí para correr ante los toros.