romper

Romper los esquemas

Han llamado a la puerta de mi casa a las diez y pico de la noche, he mirado por la mirilla y era Lola, mi vecina de enfrente, con delantal y todo.