robar

Robar la luna

Robar la luna

Hay semanas en las que rastrear la realidad en busca de inspiración es terrible. No sólo por lo desalentador de vivir en la bronca continua, centrados en lo pequeño, sino porque es aburrido volver una y otra vez sobre los mismos temas. Bastante que nos leen. Al menos en este periódico leernos reopinando no les cuesta dinero.

Contrato fijo

Asumimos lo de "la bolsa o la vida", procedente de tiempos lejanos, cuando el dinero se llevaba en bolsas, y no en carteras de piel.