perdidas

El país de las sonrisas perdidas

El país de las sonrisas perdidas

Si la cara, como dicen, es el espejo del alma, a partir de ahora ese espejo refleja un alma colgada de las orejas, sin apenas expresión. Un alma semejante a un bozal.