pena

Pamplona a veces también merece la pena

Pamplona a veces también merece la pena

Hacía tiempo que no practicaba el género noctámbulo en esta ciudad y como llevo una temporada entregado a los viejos ritos de juventud, me he metido en ella sin pestañear.