palacios

Los VIP de Dios

Rubén está calado hasta los huesos. Bajo un paraguas que le cubre medio cuerpo, pasa la mañana del domingo sentado en un banco del Parque de la Bombilla, en Madrid.