normalidad

La nueva normalidad

La nueva normalidad

Cada vez que escucho esto de la nueva normalidad, me viene a la cabeza el chiste sobre Santillana del Mar, que ni es santa, ni es llana ni tiene mar. Pues eso, ni nueva, ni normal.

Estamos en la (a)normalidad total

Las panaderías abren, los bancos funcionan, los grandes almacenes siguen vendiendo cada vez más, lo mismo que las fábricas de coches... eso es la normalidad, y ya me dirá usted qué importa si el Gobierno está o no en funciones'.

El soborno como normalidad

El 50 por ciento de los directivos españoles creen que el soborno en España es frecuente según una encuesta, lo que nos situaría en el puesto 21 de un "ranking de la vergüenza",