ministros

Los personajes (no ministros, claro) clave

Acaso demasiados años de observación desde la barrera de los acontecimientos políticos me han convencido de un hecho que considero irrefutable: las personas son lo más importante, mucho más que las propias organizaciones y, desde luego, que las regulaciones, para el desarrollo de las instituciones y, en definitiva, para el buen gobierno de los ciudadanos.

El 'divertimento' entre 'sorayos' y 'cospedalos'

Los comentaristas que están considerados como más próximos a La Moncloa, o a los nuevos ministros más próximos a La Moncloa, hablan mucho de la confrontación inminente, que tendrá consecuencias, entre los 'sorayos', es decir, los cercanos a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Satamaría, y los 'cospedalos', más próximos a la secretaria general del partido y nueva ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

España está de vuelta

La frase es del nuevo ministro de Asuntos Exteriores del gobierno. Lo dijo ayer en su toma de posesión y creo que refleja bastante bien lo que acaba de ocurrir. 

Lo importante no son los ministros: ¡es el Gobierno, estúpido!

Ahora que tan de moda se pone el apellido Clinton, me viene bien parafrasear aquella frase, tan conocida, de un asesor del ex presidente y marido de la -espero que- futura presidenta de los Estados Unidos, '¡es la economía, estúpido!', para hablar del nuevo Gobierno de España.

Un gobierno de funcionarios

Que Mariano Rajoy no se molestara en comunicar personalmente la composición del nuevo Gabinete es todo un síntoma.

¡Rajoy no me ha llamado!

Hoy analizamos el interesante momento de teléfono caliente cuándo los 'ministrables' o demás variables esperan a  ser llamados a formar parte del ejecutivo. No es oro todo lo que reluce.

Los ministros y yo

Intento repasar los momentos estelares de mi vulgar existencia, y como no soy Stefan Zweig, tampoco encuentro instantes especialmente esplendorosos, salvo los que suelen ser comunes a todos los mortales.