mikel

Oasis

El otro día me crucé por la calle a las cinco y pico de la tarde con Mikel, pero me dio pudor o quizá apuro saludarlo.