mejoría

Mejoría insuficiente

Osasuna bordó la primera parte con trabajo, presión y dos goles, el de Sergio León para enmarcar, pero a continuación entregó el balón al Las Palmas, renunció a la presión, comenzó a achicar balones, y lo pagó caro.