mar

De la mar, el azul

Al pasear por la arena no son las caracolas sembradas; ni las rizadas olas -ora plata, ora blancas-. Tampoco la brisa de la gaviota con su salado aliento de agua; No es el batir de espumas, ni el horizonte púrpura que mi cuadro...

La huella sumergida

Una buena parte de nuestra historia yace bajo el agua del mar. Miles de barcos españoles aguardan silenciosos en los fondos marinos a que alguien quiera y pueda recuperarlos.