llamadas

Mal llamadas puertas giratorias

El populismo y el vaguerío hacen que llamen a todo a 'puerta giratoria'. Espantar a los perfiles de la empresa privada de la función pública no es inocente, y va de forma intencionada. No podemos permitir que solo funcionarios y ricos nos gobiernen y legislen.