kandinsky

Pongamos que hablo de Kandinsky

Pongamos que hablo de Kandinsky

‘Una cosa se me hizo manifiesta: que la objetividad, la descripción del objeto, no era necesaria en mis pinturas y que en realidad les perjudicaba’.