juan-iribas

Palmira

Palmira

El otro día me puse el mundo por montera y llamé a mi compañía de teléfono.

El señor Alústiza

Me suele entrar la risa cuando, tras aterrizar el avión, atravieso la puerta de llegada del aeropuerto y coincido con chóferes, familiares, taxistas y amigos que esperan a cualquiera de mis compañeros de vuelo.

Tonto el que lo lea

Tonto el que lo lea

Cuando fuimos a continuar la marcha, me preguntó si me había fijado en la pintada.

Fútbol femenino

Fútbol femenino

Hoy las mujeres empieza a dominar la posesión del partido y otras cifras.

Boquerón

Boquerón

Lo meten en una caja de corcho con hielo por encima. Lo transportan hasta su destino. Pero no se cierra el círculo...

Pésame

Pésame

Al salir, introdujo una tarjeta de su padre, que se encontraba de viaje, en aquella caja pequeña de metacrilato...

Pan

Pan

Me acuerdo que gesticulé a la camarera mostrándole la panera vacía mientras le guiñaba un ojo a mi compañera de la facultad...

WC

WC

Aquel retrete no pasaría “la prueba del algodón”, pero uno iba a lo que iba, así que ahorraré los detalles, salvo uno.

Azúcar

Azúcar

Aquella frase me encantó, aunque, no sé por qué, me encajaba más poder leerla en Twitter que vivirla...

Julia Roberts

Julia Roberts

He de confesar que me sentí Richard Gere e incluso sonreí.

Camarera

Camarera

Él gasta sus energías en despotricar. Ella ahorra. Ahorra dinero para, algún día, cumplir sus sueños.

Ataúd

Ataúd

Él, solo, con un cubo, un pico y una pala descubrió un nicho en mal estado con un ataúd entreabierto y vacío.

Intercambio

Intercambio

El otro día tuve mi intercambio de camisetas. Sí, con cuarenta y cinco agostos encima y sin botas de tacos ni público en la grada.

Caño

Caño

Nos juntamos el hambre con las ganas de comer, así que nos pusimos a hablar, primero del tiempo, y luego ya de cosas más o menos interesantes.

Agente inmobiliario

Agente inmobiliario

¿Cómo iba a permitir que un sin techo pasara la Nochebuena a la intemperie?

El actor

El actor

¿Te puedo dar un consejo? Igual no soy el más indicado, pues yo me bajo todo lo que pillo…

Experimento

Experimento

Recuerdo que al día siguiente me dio la bolsa con la novela, el tique y los cambios, y yo más feliz que una…

La bici agridulce

La bici agridulce

La bici que se codeó con las de Indurain y Lejarreta  ahora es de un tal Javier, que tiene el buen gusto de ser su actual dueño...

A los toros

A los toros

Debía entregar un sobre en una calle del primer ensanche pamplonés, así que me puse manos a la obra. Con el quehacer terminado escuché un “espera, espera, que bajo”...

Teatro

Teatro

Aquella tarde de verano, en un momento dado, se escuchó un grito entre el público. Creo que procedía de una fila cercana a la mía...

Discoteca

Discoteca

Tuve que parar en un semáforo y me fijé en una discoteca. Y la miré con otros ojos...

Motero

Motero

Me entró el canguelo de quien no se ha subido a una moto ni para que le hagan una fotografía…

Gilda

Gilda

El bar era gris, pero la anécdota que escuché me pareció de lo más colorida, así que no me queda más remedio que compartirla.

Superhéroe

Superhéroe

Me contaron hace una semana que un conocido mío (qepd) partía nueces con la boca. Y te preguntarás si esto pertenece al campo de las heroicidades.

Papá

Papá

Noté que aquel bebé me miraba y sonreía mientras agitaba los brazos y las piernas emulando al Hombre de Vitruvio de Da Vinci.

Ley de gravedad

Ley de gravedad

Me dio mucho asco, sentí un escalofrío y se me puso la carne de gallina hasta que, con la ayuda de un pañuelo de papel, desapareció…

Vivir deprisa

Vivir deprisa

Entre la lotería de Navidad, el belén y el “ya huele a turrón” me marché de aquel bar acelerado…, a pesar de no tener ninguna prisa.

Soledad

Soledad

Me dio la impresión de que me iba a contar alguna batallita de esas en la que uno pretender activar el piloto automático, pero no...

Mosca

Mosca

Me toreaba con su aleteo mientras yo daba manotazos al tuntún apretando los dientes, algo enrojecido, lleno de ira.

Chuleta

Chuleta

Cuando abrí la novela se cayó de entre sus páginas un papel minúsculo lleno de texto...

Invitado

Invitado

A pesar de que son las fiestas más internacionales del mundo, no conocía nada de ellas. Pero nada de nada. Ni mu.

Casualidades

Casualidades

Quién me iba a decir que, pese a que salgo de casa dos horas más tarde de lo habitual, sigo cruzándome con aquel deportista en el mismo punto.

Propiedad asociativa

Propiedad asociativa

Tras unos segundos de sudor frío mezclado con rubor, la mente en blanco y un apuro infinito me marcó sus cinco dedos en mi rostro imberbe.

Resistencia

Resistencia

Me acordé de Juan José Millás, de Luis Landero, de Almudena Grandes, y de su ‘Música para feos’, ‘La vida negociable’, ‘Los besos en el pan’…

Camión de CEPSA

Camión de CEPSA

Desconozco si esta anécdota la practicábamos pocos, algunos o un par de amigos y yo…

Dieta

Dieta

Me fijaba en distintos comercios, aunque solo me llamó la atención uno: la herboristería.

Normal

Normal

Se ve que congeniaron en la piscina y, entre largo y largo, hablaban en el bordillo de sus cosas.

Balón gástrico

Balón gástrico

Su organismo lo rechazaba, sufría arcadas, vomitaba, no quería un cuerpo extraño en su interior.

Partirse la cara

Partirse la cara

El otro día, la madrugada del sábado por precisar, me despertaron unos alaridos que procedían de la calle.

Pereza

Pereza

El cuerpo me pide quedarme en casa, marear la perdiz con el ratón del ordenador, abrir la nevera, correr el visillo...

La historia se repite

La historia se repite

Se pudo levantar seis o siete veces; no le daban de sí las manos para llevar a su mesa café, zumos, bollería, embutido...

Flores

Flores

Se dice que Loli, la limpiadora, se manda flores. Sí, sí, que ella, de cuando en cuando, contacta con una floristería...

Broma

Broma

Ana y Rafa fingieron salir del armario como pareja y agitaron el grupo de WhatsApp con una foto

Pedagogía

Pedagogía

No soy quién para decir al prójimo cómo ha de educar a sus hijos, y menos yo que no los tengo…

Hacer las paces

Hacer las paces

"Entonces apareció Turrón en son de paz, permitió que ella lo acariciara y regresó a su refugio, del que ya no volvió a salir".

Olite

Olite

De vez en cuando me gusta visitar Olite y, como anteayer me lo pedía el cuerpo, me acerqué. No voy a hablar de su castillo, de sus rúas estrechas, de sus bodegas.

Miradas

Miradas

Una vez me comentó alguien que desde un agujero muy pequeño se pueden ver muchísimas cosas.

Idealizar

Idealizar

Siempre pensé que la mejor hamburguesa de mi vida la comería una tarde de invierno en Nueva York.

Alianza

Alianza

Vivo en una urbanización a las afueras de una ciudad llena de cemento y hormigón.

5.000 euros

5.000 euros

Se empeñó en esconder el dinero en el trastero. Renegaba de ingresarlo en las fauces de la sucursal bancaria y el colchón tampoco le transmitía confianza, al ocuparlo a medias con su desavenida esposa. No eran 5.000 euros, eran sus 5.000 euros.

Fotograma matinal

Fotograma matinal

Escribo este relato mientras la campana del reloj de la plaza indica las ocho de la mañana. Mi hora preferida del día. Sin duda. Estoy en Tafalla, vivo en Tafalla, aprendo en Tafalla.

¡No doy crédito!

¡No doy crédito!

El otro día me acerqué al banco a pedir un crédito para comprarme un apartamento en Torrevieja (Alicante). Curiosamente me tocó el número 13 e iban por el 6, así que una señora  (que tenía el número 11)...

A lo suyo

A lo suyo

Llovía a mares. La fuerte tormenta caía sobre la ciudad acompañada de un viento que silbaba como una cuadrilla de albañiles.

Un euro

El otro día fui a una cafetería a matar el gusanillo y pedí algo para comer (no recuerdo qué) y un batido de chocolate frío.

Si te has perdido la emotiva presentación de "El guardián de la intemperie" aquí la tienes

El libro, publicado por Ediciones Eunate, es el cuarto de Iribas y está protagonizada por un mendigo. Además, la trama gira en torno al autorretrato Yo, Picasso, de Pablo Picasso. En el booktrailer, el autor ofrece las claves de esta historia.

La portada de la obra incluye una ilustración de Miquel Fuster, dibujante y pintor que comenzó a trabajar a los 16 años en la editorial Bruguera y que, tras incendiarse su casa, ‘vivió’ 15 años en la calle. 

Vivir a la intemperie

Juan Iribas acaba de publicar "El guardián de la intemperie", novela ambientada en Pamplona y Ujué y protagonizada por un pintor sin techo.