isis

Palabras que matan

Primeras atenciones médicas tras el brutal atropello masivo en la Rambla de Barcelona en un atentado terrorista EFE

El atentado terrorista que ha costado la vida a 13 personas en Barcelona vuelve a enfrentar a las instituciones públicas ante uno de sus mayores retos contemporáneos: la popularización y la normalización de los mensajes de odio, de extremismo y de violencia entre los sectores más jóvenes de la población.

La batalla de Mosul

Imagen de varios soldados que han participado en la batalla contra el ISIS en Mosul

En la actualidad se está librando una de la batallas más importantes contra el mal llamado Estado Islámico en Mosul, el bastión del ISIS en Irak.

Ni arrodillados ni vencidos

"El autor del atentado de Westminster, Khalid Masood, era un británico de 52 años, profesor de inglés y padre de tres hijos. Vivía en Birmingham, considerada la capital del yihadismo británico, donde alquiló el coche todo-terreno con el que causó la muerte de cinco personas y provocó 29 heridos, antes de apuñalar a un policía en el recinto del Parlamento británico y de morir abatido a tiros. ¿Cómo pudo un profesor de inglés de 52 años radicalizarse?". 

Y sucedió

Madrid, Berlín, París, Londres, Nueva York.... días antes de que el 2016 se despidiera casi todas las grandes capitales estaban en estado de alerta ante la posibilidad de un atentado terrorista o de alguna acción parecida a la del año pasado en Colonia y otras ciudades alemanas donde varias mujeres fueron atacadas y violentadas por algunos tipos que había llegado como refugiados.

Lobos solitarios, terroristas y psicópatas suicidas

La última ola de atentados está cambiando la forma de caracterizar a sus autores y apuntan a la posibilidad de que se trate de un fenómeno contagioso de personas alteradas psicológicamente que no necesariamente tienen una relación directa con los yihadistas.

Terroristas y pacifistas en un escenario de guerra

Hay debates estériles que promueven gentes sin verdadero compromiso democrático. Afirmar que el atentado salvaje de Niza no fue un acto terrorista demuestra poca inteligencia o nula catadura moral.

La justificación social del terror

Entrar en la sala de facturación de un aeropuerto con una maleta repleta de explosivos, adentrarse entre la multitud, apretar con sangre fría el detonador y provocar una masacre de ciudadanos inocentes es el último paso de un proceso psicológico y social que empieza mucho antes.