inmigracion

Una multitudinaria manifestación en la Chantrea pide que no se expulse al vecino senegalés Cheikhouna

Una multitudinaria manifestación en la Chantrea pide que no se expulse al vecino senegalés Cheikhouna
Una multitudinaria manifestación en la Chantrea pide que no se expulse al vecino senegalés Cheikhouna

El barrio pamplonés de la Chantrea ha salido a la calle para pedir que se paralice la expulsión de España de su vecino Cheikhouna, inmigrante senegalés residente en la ciudad desde hace 11 años y en situación irregular al carecer de papeles.

A la manifestación, encabezada por el lema "Por una Txantrea de mil colores", han acudido alrededor de ochocientas personas, que han partido de la Plaza Sabicas y que ha finalizado en la plaza Arriurdiñeta. Allí, se ha leído un comunicado en el que además de apoyar el caso de Cheikhouna, se ha declarado la Chantrea como un barrio libre de expulsiones.

La cuadrilla de Cheikhouna ha querido agradecer a todas las personas el apoyo recibido. "Ha sido impresionante una vez más el respaldo que estamos teniendo” ha comentado Raúl Hermoso, miembro del grupo de amigos.

Asimismo, se ha mostrado preocupado por la situación: “No tuvimos buenas sensaciones durante el juicio, ni siquiera quisieron escucharon como testigos, pero más allá de que este proceso pueda salir bien y no lo expulsen, volveríamos a la misma situación, podrían detenerle otra vez y tener que enfrentarse a un nuevo juicio. La salida que vemos es buscar un trabajo de un año para él, es la única forma de asegurar que no lo expulsen, y la verdad es que es un tema muy complicado”.

Al finalizar la manifestación un emocionado Cheikhouna ha agradecido a los asistentes su participación.Por su parte, la cuadrilla ha anunciado nuevas movilizaciones mientras esperan la sentencia.

La España de Alá

Europa no sabe como afrontar el reto de los refugiados sirios, iraquíes, libios, en definitiva de todos aquellos que huyen de los conflictos bélicos que asolan sus países.

Prohibidos los matices

No hace mucho, un editorial del New York Times censuraba a los países del Este por su insolidaridad con los refugiados que llegaban a Europa.