he

Me he olvidado de vivir

Me he olvidado de vivir

Tras más de cincuenta días de existencia congelada, asumo que el tono vital es como el muscular: no se recupera tan fácilmente.