generales

Vencedores y perdedores

Si en la noche del pasado domingo hubo un gran vencedor y un gran perdedor en lo que se ha considerado la segunda vuelta de las elecciones generales, estos no fueron otros que Mariano Rajoy y Pablo Iglesias. 

Cuando ocurre que ya sólo nos queda el Rey

Enorme responsabilidad la del jefe del Estado en estos momentos en los que el barco de la 'política de los políticos' tiene un boquete por el que entra agua a raudales, mientras la sociedad civil parece asistir impasible, pero lógicamente preocupada, al riesgo de hundimiento. 

¿Quiere España cortarse una pierna?

Todo lo que está pasando, salvo el extravagante empate a 1.515 de la CUP, es política, una cosa tan natural y conveniente en una república ordenada como insufrible en un sistema tan zarrapastroso, tan asténico, tan tutelado, tan de cogérsela con papel de fumar como el de la Transición Interminable que desde 1977 hemos venido padeciendo.

¿Quién es Susana Díaz?

Con la llegada de la Navidad, parece que la izquierda española decidió dejar de pelearse en público tras escenificar sus desacuerdos de fondo. 

Una teoría

En el fragor de las quinielas sobre el incierto Gobierno que han decidido las urnas, cuando se están iniciando los tanteos entre los partidos para ver quién apoya a quién, y a qué precio, cuando los nacionalistas se frotan las manos convencidos de que van a ser, otra vez, decisorios, toma cuerpo una teoría con bastante lógica.

Poder o no poder, esa es la cuestión

Los ecos, demasiado difuminados quizá, del mensaje del Rey, sometido a tantas interpretaciones como intérpretes, se han apagado ya del todo:

Los perdedores

La derrota es huérfana. En política puede resultar desgarradora  porque deja a mucha gente en la calle y no todos los políticos tienen a dónde arrimarse cuando vuelven a ser simples ciudadanos.

Incertidumbre

Incertidumbre, sí, esa es la palabra que define el futuro inmediato de nuestro país a consecuencia del resultado de las elecciones.

El debate que viene

Demasiados votos en el aire que no acaban de posarse. Dejemos de enredar con escenarios del día después. 

No votemos influidos por los debates

He de ser honrado con usted, que tiene la amabilidad de leerme: cuando escribo estas líneas, aún no se ha producido el debate 'cara a cara' entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, y menos aún el 'contradebate' en el que participan Pablo Iglesias y Albert Rivera.

Tetrapartidismo

Si el respeto a las minorías, a toda clase de minorías, es la esencia de la democracia, habrá que conceder que la nuestra llevaba casi 40 años sin esencia ninguna.

La hora de la verdad

Según nuestro sistema electoral, los ciudadanos tienen la posibilidad cada cuatro años como máximo, de elegir a sus representantes en las Cortes Generales y por ende a quienes pilotarán la nave del gobierno de la Nación hasta la próxima cita con las urnas. 

Ganar y no gobernar

Recta final de la campaña. Falta menos de una semana para saber qué hemos votado los españoles y quien o quienes queremos que nos gobiernen. 

Campaña, ¿qué campaña?

Las encuestas andan locas y los analistas aún más. Imaginen como están los responsables de campaña de los grandes partidos... y los candidatos.

La espuma de los días

Es cierto que la sociedad actual es volátil, de valores efímeros e intercambiables, pero la rapidez con la que estos días  se mandan a algunos líderes políticos al ostracismo es vertiginosa.

Uno más de la casta

Lo que va de ayer a hoy. Ver al ciudadano Pablo Iglesias en la recepción organizada en el Congreso como homenaje a la Constitución  nos trajo el recuerdo de quienes acamparon el 15 de mayo de 2011 en la Puerta del Sol de Madrid.

Incertidumbres

A doce días de la cita con las elecciones generales, tanto el resultado en votos y escaños que estas arrojen para las diferentes formaciones políticas, como la composición del futuro gobierno son una gran incógnita. 

Caldos de cerebro

Con un 41,6% de indecisos, según el CIS, anticipar el escenario del día después es puro caldo de cerebro.

Cuestión de detalles

Los sociólogos están tan preocupados como los equipos de campaña de los partidos: ni unos ni otros saben lo que va a votar ese porcentaje de indecisos que las encuestas sitúan nada menos que entre el 24 y el 40 por ciento, y unos y otros saben que los votos no están en los programas -lamentablemente- ni en los mítines, sino en las televisiones, que es el nuevo campo de juego de la campaña electoral. 

Allí estaban ayer casi todos, allí estarán hoy casi todos...

Lo más usual en las crónicas de los sucesivos aniversarios de la Constitución, y este domingo celebrábamos el que hace el número 37, es el balance de los presentes y de los ausentes, la narración de lo que se dijo en los corrillos con los 'importantes' y el recuento de los que se muestran, en público o en privado, a favor o en contra de la reforma de la ley fundamental. 

Ninguno de los cuatro

No deja de resultar pintoresco que en un país donde nadie escucha a nadie haya semejante profusión de debates. 

Los debates

El resultado de las elecciones generales del próximo día 20 está más abierto que nunca, si hacemos caso a las numerosas encuestas publicadas en los últimos días.

El voto que vuela

Se publican sondeos de todos los colores. Vienen marcados por una alta volatilidad. Votos que vuelan y no acaban de posarse.

Para ponerse a temblar

Ya empiezan a conocerse algunos aspectos de los programas de los partidos para las próximas elecciones.