futbol

Sangre, sudor y aguante, mucho aguante

Sangre, sudor y aguante, mucho aguante

Arrasate planteó a Bordalás el partido con sus propias armas, y le igualó. A partir de ahí apenas pudo practicar su juego, pero se trae un punto tan merecido como justo.