fran-canal

Osasuna ha ninguneado su centenario (y III)

Osasuna ha ninguneado su centenario (y III)

Los rectores del club han obviado el centenario de Osasuna porque no han sabido reaccionar, no les ha interesado y, lo que es más grave, ni siquiera tienen claro qué hacer para cuando lo preveían en 1920

El ‘factotum’ debe dar explicaciones

El ‘factotum’ debe dar explicaciones

Osasuna volvió a decepcionar sobre el césped, también en la grada y en el palco, donde Indar Gorri abandonó Graderío Sur mientras Fran Canal clamaba a voz en grito contra el responsable policial Alfonso Corujo

Un gol por toda la escuadra, al Cádiz y a la directiva

Un gol por toda la escuadra, al Cádiz y a la directiva

Fran Mérida acertó cuando Osasuna más lo necesitaba. Un resultado adverso ante el Cádiz habría magnificado la asamblea más negativa que se recuerde para una junta directiva rojilla. Los Indar-Gorri compran mucho más barato de lo que se les presumía.

Indar Gorri, Fran Canal, y Osasuna

Indar Gorri, Fran Canal, y Osasuna

El querido club rojillo debe decidir quién manda en él: si la directiva, si el grupo de aficionados radikales o un ‘factótum’ que obvia a los primeros para a través de los segundos campar a sus anchas.

El Sadar estalla, pero no contra Fran Canal

El Sadar estalla, pero no contra Fran Canal

Nadie puede imaginarse un club donde, a espaldas de la directiva, el director general convoque una reunión para el grupo más ultra con el director deportivo, secretario técnico, ¡entrenador!, director financiero y un directivo que se va pero se queda porque le promete la presidencia.

Osasuna no dimite

Osasuna no dimite

En una semana marcada por la dimisión del portavoz de Fran Canal, los rojillos se reivindican en Cádiz con tres penaltis detenidos y dos golazos de campanillas.

Fran Canal, el factótum de Osasuna

Fran Canal, el factótum de Osasuna

Un presidente electo puede mandar bien, mal o regular, pero no ejerce si delega en persona ajena que aparece cuando le place, hace lo que quiere, sin rendir debidas cuentas, y encima a 15.000 euros al mes más incentivos variados. Desgobierno de uno y chollo para el otro.