felices

No éramos felices y no lo sabíamos

Cuatro señoras con mascarilla sentadas en la Plaza del Castillo durante la crisis del coronavirus. Miguel Osés

Quizá sobrevaloramos esa supuesta felicidad anterior que no hacía sino estancarnos más en un escenario de abrazos y sonrisas obligadas vendido como la nueva jauja.