fascista

Un fascista en mi ascensor

Un fascista en mi ascensor

Se abusa tanto del término, desde una atalaya de superioridad moral cargada de bilis, que al final se desactiva su poder semántico

El aberchandalismo y el odio

El aberchandalismo y el odio

No hay nada que me guste más que sentarme en una terracita al lado de algún grupo de aberchándales, pedir una caña, meter oreja y escribir a su dictado algún artículo. Me chifla ponerlos en el microscopio, vamos.