equipo

Club ingobernable, equipo sin gobierno

Osasuna volvió a las andadas, es decir, a no jugar a nada. Aguantó poco más de un cuarto de hora de partido y reapareció en ocasiones puntuales, mientras que el Alavés tuvo mucho más claro a qué vino a El Sadar.