el-sadar

Derrota con sabor final a épica, pero derrota

Derrota con sabor final a épica, pero derrota

Pesaron demasiado los tres goles donostiarras sin cumplirse la media hora. Sin embargo, la personalidad del equipo estuvo a punto de dar la vuelta a un partido imposible. Despedida de año agridulce en El Sadar.

El tractor de Bilbao pasó por El Sadar

El tractor de Bilbao pasó por El Sadar

Osasuna no podía alargar estadísticas hasta el infinito. Algún día se romperían y sucedió ante el equipo de Bilbao, el Athletic Club. No hicieron nada los bilbaínos, pero los rojillos tampoco tuvieron su día y, además de las ausencias, jugaron como acomplejados.

Ya falta menos, canta Osasuna

Ya falta menos, canta Osasuna

El Deportivo salió a por todas, sorprendió. Después el agua del grifo salió templada, luego caliente como deseaba Arrasate, y terminó abrasando al cuadro gallego. El Sadar se frotaba los ojos.

El síndrome del líder, ganar por inercia

El síndrome del líder, ganar por inercia

Quizás la victoria ante el Extremadura haya sido uno de los peores partidos de la temporada, sin embargo dejó sensaciones a considerar, como que el liderato ayuda a ganar porque sí, pero también que a la suerte no se la debe tentar demasiado.

Osasuna aplica la lección de memoria

Osasuna aplica la lección de memoria

La séptima victoria consecutiva en El Sadar no fue por casualidad. Los rojillos han concretado un libro de estilo que tienen aprendido de memoria y lo aplican a la perfección.

Osasuna nos hace grandes. Gracias

Osasuna nos hace grandes. Gracias

Meritoria victoria ante el Alcorcón, resumida en la post data. La actualidad rojilla obliga una vez más a ir por otros derroteros.