eduardo-laporte

Vivir sin brazos

Vivir sin brazos

La contemplación de un hombre sin esos dos apéndices me generó una sencilla revelación sin mayores dobleces: qué suerte valerte por ti mismo.

Aceptar lo imperfecto

Aceptar lo imperfecto

Nada será como antes, pero tampoco sabemos que lo que está por venir vaya a ser peor ni que lo que ha llegado no sea lo mejor.

El castigo más simple

El castigo más simple

En toda España, hay unos 65.000 presos en distintas cárceles; no estaría de más que conociéramos, de primera mano, esa realidad alternativa: son parte de la sociedad.

Jaime

La salida por la puerta de atrás del fundador de Kukuxumusu despierta en mí fantasmas del pasado no del todo extintos.