doce

La revolución de Martín duró doce minutos

El gigantón Milic abrió paso a Unai García y, por si fuera poco, el portero Cabrero dejó que entrara un disparo cruzado de Oier. La revolución de Martín parecía funcionar, pero no pasó de ahí. Osasuna acabó pidiendo la hora.