deportivo

Un descenso con bombo y platillos

Un descenso con bombo y platillos

Un gol al cuarto minuto tampoco ayudó a ganar, en este caso al Deportivo, pero no importa. Ni seguir de colista ya descendido cortó la fiesta en El Sadar. Pareció como que solo la lluvia puso notas de tristeza.

Osasuna se acostumbra a perder

Osasuna se acostumbra a perder

En Riazor, el guión acostumbrado. Osasuna salió sin a defender con más miedo que confianza, encajó pronto sendos goles evitables, tardó en reaccionar, y no dio sensación de poder remontar. Son muchos sus problemas, comenzando por los mentales.