cup

¿Cataluña? Ah, sí; ¿qué tal Messi?

Me despido, mientras redacto estas líneas, de Israel, donde he pasado unos días de sobrecarga informativa; colegas, catedráticos y políticos me han explicado lo que va ocurriendo en el Estado más peculiar del mundo y uno, hasta donde se le alcanza, ha tenido que diseccionar algunas de las cosas que ocurren en España, que, en cuanto a complejidades, tampoco es un país que se quede atrás, precisamente.

Ignorancia y sectarismo

Hace unos días supimos que la CUP, heterogénea cofradía política catalana anticapitalista, le había declarado la guerra a Cristóbal Colón.

El alma de la CUP

¿Aguantarán?. Si, me pregunto si la dirección de la CUP aguantará las innumerables presiones que están recibiendo

La CUP y el "seny"

Los independentistas catalanes habían calibrado bien la debilidad del Estado, pero no la suya propia. 

La CUP mató a Mas

La coherencia de la alegre muchachada anticapitalista, y no Mariano Rajoy, mató políticamente a Artur Mas y alfombró el paso a tres estrellas de la política catalana del tiempo que viene: Oriol Junqueras, Ada Coláu e Inés Arrimadas.

Y la CUP dijo no

Al final la CUP ha dado con la puerta en las narices a Artur Mas.

Brillan los cuchillos

Si algo están dejando claro los resultados de estas pasadas elecciones --tanto las legislativas del 20D como las autonómicas catalanas--

Los escobazos de la CUP

Pendientes de la decisión final de la CUP sobre la investidura de Mas, dice éste que ese partido tiene el poder de provocar una repetición electoral pero no el de cambiar al candidato de Junts pel Si.

Sin adjetivos

El último episodio vivido en torno a la "pasión de catalanes" que diría Carlos Herrera, ha agotado en los medios de comunicación y me imagino que en los ciudadanos interesados por estas cuestiones todos los adjetivos calificativos que nuestro rico y variado idioma nos brinda. 

El empate de Sabadell

Hemos de hacer un esfuerzo para desvincular lo ocurrido en la asamblea de la CUP (Candidatura de Unidad Popular) el domingo 27 en Sabadell, del Día de los Inocentes, que celebramos este lunes 28. 

Artur Mas y la dignidad

El asunto catalán empieza a clamar al cielo. No se trata ya del independentismo o no, de la soberanía unilateral, de pagar lo que se debe gracias a la solidaridad del resto de España por mucho que se haga la víctima el presidente Mas. 

Un callejón con salida

Pues sí, al final Artur Mas puede terminar siendo elegido presidente gracias a los votos de la CUP.

De la tragedia al esperpento

Ahora resulta que Francesc Homs, la mano derecha de Artur Más, reconoce que no hay mayoría para proclamar la independencia y que habrá que tirar de moderación (¡)

Vamos a aclararnos

Es fantástico asistir al espectáculo según se acerca el fin de la legislatura y las nueves elecciones. El guión sin fisuras de antes, las solemnes promesas, los agravios y

Manda la CUP, ¡manda carallo!

A menos que la CUP facilite este jueves la investidura de Artur Mas mediante el truco de darle los dos votos que le faltan como imprevista iniciativa de dos diputados "desobedientes", los líderes del independentismo podrán encontrar la salida que en el fondo anhelan, pues es la única que tiene el jardín en el que se han metido: que todo quede en agua de borrajas, pero ellos nimbados por la romántica aureola del que ha luchado hasta el final.

La revuelta

La revuelta, inédita hasta hoy, de los consellers de Artur Mas en la última reunión del gobierno catalán, es una clara fotografía del desgarro de la sociedad catalana ante el camino emprendido por el independentismo.

Aquí ya vale todo

Al margen de asegurar que legalmente no desobedeció al Constitucional en el famoso pseudo referéndum del 9-N, el aun presidente de la Generalidad respondía/advertía en Catalunya Rádio sobre las consecuencias posibles de su próxima imputación.

Las urnas y el diálogo

Mas allá de los análisis, que ya se han hecho desde todos los puntos de vista sobre lo ocurrido en las elecciones catalanas, la realidad es que los independentistas han perdido escaños respecto a 2012 y han obtenido menos del 50 por ciento de los votos.