culpa

Pesimismo

No es solo la total parálisis política, que también. No es tampoco, aunque suma, la sensación de que son los mismos asuntos y problemas sobre los que se vuelve y vuelve sin que avance nada excepto la creciente irracionalidad. Léase separatismo.

La culpa es del otro

Nadie quiere ser culpable. La tradición se cumple: en España y en política casi nadie asume responsabilidades por los actos fallidos.