constitucionalismo

Constitucionalismo, ni está ni se le espera

Constitucionalismo, ni está ni se le espera

Y esto es así porque no se respeta el estado de derecho cuando no hay consecuencia alguna por impedir una charla de Rosa Díez o Felipe González, lo mismo que cuando los currículos educativos cambian atendiendo a fines políticos y no a los designios de las reales academias o cualquier otra situación cotidiana, pues mires donde mires, el estado de derecho ha sido sustituido por la arbitrariedad.