condenados

Mariano y Pablo, condenados, claro está, a no entenderse

Los dos, Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, salieron reforzados de sus respectivos congresos; bueno, en realidad, Mariano Rajoy no necesitaba grandes refuerzos. Iglesias sí tenía que demostrar que 'las bases' estaban tras él y no apoyando a Iñigo Errejón.

Condenados

Han sonado como las trompetas de Jericó anunciando lo que se avecina. Me refiero a las conversaciones de todos los partidos para pactar lo único en lo que todos estaban de acuerdo: