ciudad

Curar, cuidar y escuchar

Supongo que todos estarán al corriente de la historia de Andrea, la niña de 12 años con una enfermedad degenerativa que falleció la semana pasada en Santiago. El seguimiento mediático, las tertulias y demás foros de debate han estado muy pendientes.