Chrysallis

No son penes ni vaginas, es empatía

Protestas en marquesinas de Pamplona.

La pacatería de ciertas conciencias navarras censura lo que no quiere ver, más preocupada de la felicidad de algodón de azúcar de sus niños que de la normalización de la transexualidad