botellon

El turismo que todo lo invade

La afluencia de turistas a nuestro país empieza a ser un problema, un problema grave. No para los hoteleros o restauradores para quienes se han convertido en la gallina de los huevos de oro pero sí para los ayuntamientos y para los residentes que ven, vemos, cómo de la noche a la mañana nuestras calles, nuestros barrios cambian de fisonomía, de olor y color, debido a la llegada masiva de gentes de todo pelaje.

"Una ley a título de inventario"

La muerte por ingesta de alcohol de una niña de apenas trece años ha puesto de manifiesto algo que no era ningún secreto: que en España no se cumple la ley contra el botellón.