ascensor

Un fascista en mi ascensor

Un fascista en mi ascensor

Se abusa tanto del término, desde una atalaya de superioridad moral cargada de bilis, que al final se desactiva su poder semántico