asambleas

Decido lo que me interesa

El político se reserva hoy el fundamental principio competencial para lo que egoístamente le interesa, y lo delega en la masa allá donde no quiere decidir o no se atreve a ir contra la razón.