• jueves, 11 de agosto de 2022
  • Actualizado 20:11

Opinión

Parecía que hubieran hablado los dos entrenadores de que debía hacer para frenar al contrario en un partido que parecía condenado al empate. Un gol de rebote premió a los realistas, que disfrutaron así de viento a favor para mantener la ventaja.
Una guerra siempre es una guerra, fría, caliente o frívola. Siempre es lo mismo. Desde el principio de los tiempos mueren los mismos, pierden los mismos y, si gana alguien, son siempre los mismos.
Estalló la tormenta en UPN y a continuación, sin digerirla todavía, salta en pedazos el PP. Crisis total en el centroderecha navarro y estatal, una crisis íntimamente ligada a la falta de liderazgo en ambas formaciones. 

Osasuna regaló un gol de ventaja al Atlético, ¿Qué más podía soñar el Cholo? Pero es que luego le regaló otro. Delirio colchonero. Sin jugar a nada, pero defendiendo con once, impidió tirar a puerta a los rojillos. Así que el tercero (0-3) resultó anecdótico.

Sí, sí, o vivir. Nada de morir si no te adaptas. Ya basta de meter miedo con quedarse fuera de los nuevos tiempos y costumbres. Igual Darwin sólo tenía razón a medias…
Si tenéis algo contra mí, al juzgado, y si no, a la mierda vosotros, intrigantes, malmetedores, conspiracionistas de chichinabo, plomeros trapicheadores inútiles, que ni montar una conspiración contra mí sabéis. 
Ultraderecha ya solo significa en España oponerse al Psoe y sus pactos con el partido de un grupo terrorista, con un partido golpista -xenófobos ambos- y con un partido populista barra bolivariano barra comunista barra desbarra en la barra del bar.

Una cosa es ser patriota y amar a tu patria a la vez que aceptas y valoras a otras patrias, y otra totalmente antagónica es ser nacionalista y rechazar a todo el que no sea de tu ideología e incluso llegar a negarle el derecho a la vida. Que lo uno engrandece y enriquece y lo otro empequeñece, aísla y embrutece.

Pensaba escribir sobre gestión de equipo y la importancia de las relaciones, y me ha salido un artículo hablando de armarios, tornillos descabezados y carpinteros amateur que aprietan mucho y queman recursos.
Como no tenía suficientes problemas en la vida me he buscado otro. Aprovechando que se cumple el centenario de su publicación, me he puesto a leer el Ulises de James Joyce. 
¿Han oído hablar de Alfie?, es un niño de doce años que juega al rugby en Gales, como cientos de miles allí. La semana pasada su padre tuvo que quitar una foto de una red social porque lo estaban criticando por su aspecto físico. El acoso quizás no pueda evitarse, pero cómo respondemos a él, ayudará a erradicarlo. Sí, otra vez el rugby dando ejemplo.
El nacionalismo vasco no es que sea xenófobo, que también, es que su piedra angular, su cimiento más profundo, su razón de ser, su origen es el racismo más recalcitrante que podamos encontrar. 
Cuanto mayor es el esfuerzo de Chivite y Sánchez de blanquear a Bildu y más concesiones les realizan, más se esfuerza Bildu en desmentir a los socialistas y en mostrar su verdadero ADN.
A mí los lunes me gustan, lo que no me gusta es madrugar. Empezar un lunes a las doce de la mañana, once o diez... incluso nueve no es tan desagradable.
Habrán oído hablar esta semana de la campaña “Soy mayor, no idiota”, sobre el trato que reciben las personas mayores por parte de los bancos, y el debate que genera sobre la llamada brecha digital. Somos expertos en eufemismos, pero no tanto en soluciones.
Conseguir que toda una sociedad se ponga la mascarilla por la calle de forma inútil, sin que nadie proteste, sin que haya un motín y lo saque a gorrazos de la Moncloa es de ser un genio. 
La gente se piensa que pilotar un submarino es fácil porque debajo del agua no hay tráfico, ni bicis saltándose semáforos y todas las normas habidas y por haber y además puedes aparcar donde te parezca sin tener que interpretar el concierto de colores que tiene la zona azul de Pamplona. 
Ese es el mayor de los éxitos posibles, que quienes pasen por ti, por tu influencia, salgan mejor de lo que han llegado.
No sé ustedes, pero yo de momento me conformo con salir de este dejà vu de restricciones y confinamientos, de protocolos en los que lo único que queda claro es que te las tienes que apañar como puedas. Si tienen hijos confinados, ya saben de que hablo…
El protocolo firmado por Urkullu y Chivite va mucho más allá de una mera declaración de intenciones. Estamos ante un claro contrafuero cometido por quien tiene la obligación de cumplir la ley foral.

Osasuna no pisa el área rival. Budimir juega fuera de su sitio, Kike García termina extenuado pero con barra libre, y Chimy Ávila aporta chispa cuando sale, dispara al larguero y pierde el control como ya había hecho el equipo. El Athletic Club ni se despeinó para hacer el 1-3.

Nuevo año para la esperanza rojilla de continuar en esta gran liga de futbol. Último partido de la primera vuelta contra un equipo como es el Athletic que nos hace y le hacemos sufrir siempre y esta vez no iba a ser menos.
 

En la psicología gestáltica la Ley de cierre es la que dice que nuestro cerebro tiende a completar las partes que faltan de una imagen de modo que adquieran una forma.

A lo largo de los partidos que vaya jugando Osasuna, daré una opinión de lo que me ha parecido el encuentro, sin meterme en datos, que terminan siendo farragosos, sino en lo que he percibido viendo cómodamente las idas y venidas de unos y otros, aportando aspectos tácticos y estratégicos que puedan ser entendidos por cualquier aficionado.
Hace un montón que no hablamos de rugby, creo que ya toca. En estas fechas en las que volvemos a convivir con el miedo es bueno recordar que la vida a veces es pick and go, agarrar la oportunidad y seguir adelante.
Ayer fondeé mi submarino Foralico en Huarte, junto al Hotel Iriguibel ya que los domingos que mis obligaciones me lo permiten, me gusta cafetear con los diferentes grupos que quedan bien en la gasolinera bien en el Panadero de Eugui para hacer sus rutas.