Colaboradores

Leí el otro día que hay cosas fundamentales en la vida que no requieren estudios, pero sí educación; después pensé que hay otras tantas que son más una cuestión de actitud que de aptitud. La práctica, obras son amores.

En los momentos preelectorales, parece oportuno preguntarse sobre las coaliciones electorales de los partidos y, en concreto, sobre si UPN y PPN debe concurrir juntos o separados a las próximas elecciones regionales y municipales. 

No sé lo que durará esta despedida... nunca sé lo que dura nada en mi vida. Quizás me despida definitivamente hoy o dentro de 20 inviernos aún siga dando la matraca diciendo adiós con la manica. Soy como esa novia coñazo que aunque te dejó hace mucho, sigue apareciéndose en sueños para joderte los amaneceres. Lo asumo.

Tendemos a valorar si las decisiones son buenas o no según las consecuencias que tienen, como si decidir en sí mismo no fuera bueno.

El conflicto de intereses en el que ha incurrido la presidenta Barkos en relación  a la apropiación Palacio Marqués de Rozalejo por parte de unos individuos de la izquierda abertzale está perfectamente determinado.

Esta es la semana de los propósitos para el año nuevo, para hacer un listado de las proyecciones que tenemos sobre lo que queremos ser. Todos a largo, por supuesto, no vaya a ser que los pongamos cerca y nos toque cumplirlos.

Este es el mes de las listas de lo mejor del año, libros, canciones, películas, series y lo qu ese les ocurra, ¿no han hecho la suya? Mi lista he decidido que sea de agradecimientos, no se me ocurre mejor forma de cerrar este año que ya tarda en acabarse.

Aprovechando que las fechas invitan a ello, envuelto en estas nieblas que no presagian nada bueno, quiero contaros un cuento de navidad que sucedió hace poco, muy poco tiempo en un lugar muy pero que muy cercano.

El autor reflexiona sobre el sistema "ineptocrático" que rige la actual vida política y la falta del sentido político para la toma de decisiones trascendentes. 

Desde antes de que fuera elegido candidato por UPN al Ayuntamiento de Tudela, y de eso hace ya nueve meses, comencé como vecino a estudiar, analizar y trabajar las necesidades reales de Tudela y la Ribera. 

 No es que no esté bien que la gente se quiera –y mucho menos que se enamore- en esta época de año. Pero la Navidad, creo, va de algo diferente a ese sentimiento.

“Uno nunca puede estar seguro de lo que debe hacer y jamás tendrá la certeza de haber hecho lo correcto”.  Esto decía, entre otras muchas perlas, Zygmunt Bauman, sociólogo polaco que falleció el año pasado y al que, como a casi todo, he llegado tarde.

Recientemente, en el Museo Universidad de Navarra, se representó la obra teatral ‘Azaña, una pasión española’, en la que se muestra al que fuera ministro de la Guerra, presidente del Consejo de Ministros y presidente de la II República como un hombre probo, amante de la paz, de la libertad y de la independencia, y como un defensor de los derechos del pueblo.

La Constitución española de 1978 ha cumplido con creces los deseos de convivencia que, con su aprobación hace ahora 40 años, los españoles depositaron en ella con mayoría apabullante. Fue apoyada por el 91,81 % de los votos válidos emitidos. 

Por qué acudir el 15 de diciembre a las 12.00 a la plaza de la Insumisión a decirle al Gobierno de Navarra que no, que no puede imponer su doctrina.

A poco que pongas la oreja y los ojos te encuentras siempre, incluso aunque no quieras ni ver ni escuchar, con nacionalistas vascos, esa plaga bíblica de lemmings con slogan en bucle y martillo neumático, dando la matraca sin parar. 

“Hay que luchar contra el bloque de la extrema derecha”, “hay que generar un bloque de partidos que frene la entrada del fascismo”. No me pregunten quien lo dijo porque sinceramente me da igual, lo que sé es que una vez han pasado los quince días de campaña en los que los electores importamos algo, hemos vuelto a la guerra de partidos, que olvidan pronto quien les vota.

Sentaos, amados lectores. Con estas nieblas que solo invitan a permanecer junto a la chimenea con un pelotazo de gintonic cerca y unas castañas entre las manos, quiero contaros una historia que viví el fin de semana pasado, en una calle color sepia de Irroña.

La asamblea echó abajo los presupuestos y días después aparecen otras cuentas con millón y medio más de ingresos. ¿Quién lo entiende?. O nos tomaron el pelo quince días antes, o quince después. El ‘factotum’, máximo gestor del club, tiene motivos para andar estresado.

“Es cuestión de tener la oportunidad más que la necesidad”, lo soltó de golpe y bebió un trago de café americano, como si fuera un comentario más de desayuno, pero no he podido dejar pasar la oportunidad de aprovecharlo.

Es recurrente. Cada vez que me preguntan sobre Navarra, me quedo en blanco. No soy capaz de recomendar un restaurante o un simple pueblo para visitar, por ejemplo, como para definirla, improvisando además. ¿Que cómo es Navarra? Yo qué sé...

El fútbol norteño hay que saber preverlo y ejecutarlo, actuar en consecuencia. Lo que no es de recibo es jugar al toque en una piscina. La culpa es del entrenador. No del ‘factotum’. A éste hay que buscarle por otros lares.

Dice la RAE que representante es la persona que representa a un ausente, cuerpo o comunidad. Vaya bochorno de representantes tenemos después del numerito del parlamento de esta semana, supongo que nos consideran ausentes y por eso se comportan como les brota.

Mientras todo el mundo va a enfrascarse en la repugnante anécdota de si un diputado resopló, rebuznó o escupió a un ministro de España, mientras los tertulianos a peso van a asegurar que fue un estornudo o que esputó el virus ébola por su putrefacta boca podemos perder la ocasión de dar el ejemplo perfecto de como funciona una mente enferma.

El feminismo es una lucha por la igualdad. Por la igualdad basada en un principio: los hombres y las mujeres somos diferentes, pero salvo para parir, y solo parir, que no criar, la mujer y el hombre es intercambiable. 

El equipo va para arriba. Es la noticia buena. La pena es que el club apunta hacia abajo. Sin presupuesto, con el presidente reprobado y sus proyectos rechazados uno tras otro, el ‘factótum’, sigue ahí, fuera del orden del día.

“El problema de la humanidad es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas” esto decía Bertrand Rusell, que si muriendo en 1970 tuvo tiempo de darse cuenta, no sé qué estaría diciendo ahora, angelico.

Hace unos días se celebró en la Parroquia de San Agustín una misa en recuerdo del mártir navarro, oriundo del Baztán, Manuel Arizcun, bárbaramente asesinado por el Frente Popular en la Bahía de Santander el 12 de noviembre de 1936. 

El domingo corrí la Behobia. Una aventura como esa hay pocas. Y tan cerca de Irroña. En esa carrera de veinte kilómetros aprendes más de la vida, de ti, de los retos, de los objetivos, de los límites y de lo que te rodea más que en cinco años de paseos por la Taconera dando de comer a los patos, donde algo también se aprende sobre el ser humano.

El autor analiza los futuros pactos electorales y reflexiona sobre la posibilidad de que partidos navarros del mismo espectro puedan concurrir en coalición a las elecciones. 

Qué le vamos a hacer, es ley de vida. La vida es así y así hay que asumirla, no la podemos cambiar. Una especie de anuncio de Cucal, aquello de nacer, crecer, reproducirse y morir, ¿se acuerdan?, sin posibilidad de cambiarlo. Pues ante algunas de estas leyes de vida mejor ser insumiso.

 Si no puedes sodomizar las mentes de los padres, vete a por las de sus hijos, y que se jodan, padres e hijos. Y el nacionalismo llamó a este vertedero mental Skolae.

El domingo me fui a Francia a tomar el vermut y a comprobar que aquello tampoco se parece en nada a Alsasua, pese a que los iluminados aberchándales dicen que Alsasua y San Juan de Luz son la misma unidad política: euscalerría.

 

 

Podríamos empezar este artículo aportando todos los datos de atropellos y accidentes con víctimas mortales ocurridos en Pamplona y su comarca, pero con solo con echar un vistazo a la actualidad diaria creo que no es necesario, ya que la sociedad es consciente de que en Pamplona y su comarca nos enfrentamos a un gravísimo problema.

¿Ya les ha felicitado Vanesa por whatsapp?, seguro que les ha llegado ese mensaje en el que les desea un feliz jauvelin, juavelin, javoluin o como se diga. No deja de tener su aquel esa insistencia, real o no, por integrarse pronunciando algo que ni se conoce.

Ya sabemos para qué quiere la independencia Barkos. La semana pasada nos lo enseñó remangándose la saya, luciendo la pantorrilla y con ella el pie del que va a cojear toda su vida, camino de Bilbao: antes vasca que sin silla.

No es un tipo de muchas palabras. Que yo recuerde, no había cruzado nunca ni una con él, hasta la última tarde que me pase por allí, acelerado, como casi siempre.

Decía Gregorio Marañón que en este siglo curaremos las enfermedades pero nos matarán las prisas. Y eso que se refería al siglo pasado, que murió en 1960. Augurio total. Le faltó decir que además de la prisa, en este siglo nos matará la soledad. Apresurados y solos. Pistonudo.

“El acoso escolar está de moda” se escucha en más de una ocasión cuando se habla de ello con otras personas, y esto significa que nos encontramos ante una realidad, una preocupación.

Quien ostenta la máxima representación de una institución, sea esta la que sea, le guste más o menos al político de turno, debe saber comportarse como tal en todo momento.

Tenía pensado no escribir más, porque Pamplona me deprime, y yo ya estoy en otras ciudades y en otras cosas, pero supongo que está en mi naturaleza los abscesos eternos de melancolía que me hacen volver aquí de nuevo, hasta que uno de estos paréntesis sea para siempre. Espero...

Hace pocos días el consejero de Salud del Gobierno de Navarra, el mismo que afirmo “son cosas que pasan” cuando falleció por legionela un paciente en el Hospital Reina Sofía, bajó a Tudela a anunciarnos que su gran apuesta para mejorar la atención primaria de Tudela era ampliar los dos centros de salud existentes.

¿Sabían ustedes que los futbolistas no deben levantarse a cuidar de sus hijos cuando lloran de noche? ¿Y que los guapos no violan porque no tienen esas necesidades ni esos apretones? ¿No? Yo lo he aprendido este mes.