Opinión / Victoria Lafora comenzó su carrera profesional en Diario 16 y participo como jefa de nacional en la salida de Telemadrid,

El fiscal y la chapuza eléctrica

Por Victoria Lafora 22 enero, 2017 - 9:05

El ministro Álvaro Nadal ha visto como la opinión pública se le ponía en pie de guerra, ante las desmesuradas subidas del precio de la luz.

Coincidiendo con la única ola de frío siberiano, el megavatio subía imparable cada hora, justo en los picos de mayor consumo eléctrico.

Como su propuesta de "incitar" a las gasísticas a bajar el precio no parecía una medida ni inmediata ni definitiva y el escándalo crecía, intervino ayer la fiscalía y abrió una investigación de oficio para averiguar la existencia de irregularidades en estas subidas. No deja de ser otra huida hacia adelante, teniendo en cuenta que la fiscalía depende orgánicamente del Gobierno y que cabe suponer una indicación desde el ministerio de Justicia.

Una vez más, la pretensión es trasmitir la imagen de que se actúa, pero no se abordan las reformas profundas que necesita el sector para que la factura de la luz que pagamos los españoles no sea una de las más caras de Europa.

Fue el hermano gemelo del ministro, Alberto Nadal, hoy Secretario de Estado en Hacienda, el que elaboró toda la estrategia energética del primer Gobierno de Mariano Rajoy, entre 2011 y 2016. Desmontó todos los planes de Zapatero para beneficiar a las renovables, acabó con el déficit de tarifa, eliminó las primas a las eólicas y fotovoltaicas y creo el "impuesto al sol".

Y todos esos conceptos se pasaron a la factura de la luz que pagamos cada mes. Porque el coste de la electricidad, la que consumimos, no alcanza al 37% de la misma. El resto son impuestos, prima a las renovables, bono social, amortización de red, etc.

Así pues, los dos hermanos Nadal, tendrían muy fácil reducir el coste de la electricidad a las familias con solo convencer al ministro Montoro de que redujera los impuestos a un bien de primera necesidad como es el consumo eléctrico. Causa de la pobreza energética y responsable de que un preocupante número de familias viva sin calefacción. De esta manera no tendrían que apelar a la fiscalía.

Porque no se trata de poner parches para pasar esta ola de frío. Hay que modificar el sistema que permite que sean las centrales de ciclo combinado, las que funcionan con gas, las únicas responsables del precio del megavatio en las subastas diarias. Hay que cuestionarse si son los consumidores los que deben pagar el precio de la subvención al carbón, o el bono social para las familias desprotegidas.

Es como si se hubiera querido colar en la factura de la luz toda una serie de partidas que corresponden a los presupuestos generales del Estado. Pero, en tiempos de recortes de gasto y de cumplir el objetivo del déficit con Bruselas, el consumidor siempre acaba siendo el chivo expiatorio.

Si el Gobierno no afronta una solución tendrá que ser la oposición la que, de forma conjunta, desmonte este injusto lío eléctrico.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El fiscal y la chapuza eléctrica