Opinión / Abogado.

Por la Concordia

Por Sergio Gómez Salvador 27 abril, 2016 - 22:26

Asistimos durante el último año a descarnados ataques contra cualquier asunto que provenga de la Constitución de 1978. 

Son varias las formaciones políticas que directamente vinculan la concordia alcanzada por todos los españoles para pasar página hacia una democracia avanzada, con el franquismo. Esta vinculación solo tiende a cambiar los valores de la constitución por los de dichas formaciones.

Se me ponen los pelos de punta cuando representantes políticos menosprecian la voluntad de aquellos que cedieron y consensuaron una constitución para todos. Me aterra cuando insultan directamente a los ciudadanos que libremente votaron la norma fundamental de la convivencia de todos los españoles.

Me ofende, cuando por intereses partidistas, se dice que no ha habido democracia real en este país hasta la llegada de sus formaciones políticas.

Cuando se empieza por no poner las instituciones al servicio de todos, y solo a disposición de los suyos, por insultar o consentir el insulto al adversario político. Por utilizar cualquier excusa para acometer a parte de la ciudadanía, y mezclar a todo el mundo con la barbarie, con la dictadura, con la maldad…

Siempre ha sido más fácil insultar y sembrar odio que llevar a cabo políticas de integración, de unidad, de consenso, y sobre todo proactivas para lograr un mayor bienestar. Ahí es en donde se conoce a los políticos de verdad.

Atenazar a los ciudadanos con el uso de un idioma, con la chulería y prepotencia de la mala educación, con la defensa en sede institucional de la honra de ciudadanos, con el insulto como arma casi exclusiva, además de ser contrario a los principios éticos más básicos, solo consigue dividir más a la sociedad.

Debemos estar atentos a esa deslegitimación de los valores más profundos de nuestra democracia, que son los que probablemente no se encuentran en su articulado, y que por lo visto, algunos quieren enterrar con toneladas de odio al prójimo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Por la Concordia